viernes, 4 de agosto de 2017

Reseña Hija Única - Anna Snoekstra

Información 

Titulo Original: Hija única (Only daughter)
Autor: Anna Snoekstra
Editorial: Suma
Género: Narrativa extranjera, thriller, misterio.
Cubierta: Tapa Blanda
ISBN: 9788491290681
Páginas: 352


Sinopsis

A sus dieciséis años, Rebecca Winter estaba disfrutando del mejor verano de su vida: ganaba algún dinero en un restaurante, tonteaba con un chico mayor y compartía confidencias con su mejor amiga. Hasta que empezaron a sucederle cosas extrañas, como notar una presencia en su dormitorio o sentirse observada. Pese a todo, Bec no fue consciente de lo que le iba a ocurrir... hasta que un día se esfumó sin dejar rastro.
Más de una década después, una joven asegura ante la policía ser la Bec desaparecida y pronto se encuentra viviendo su vida. Abrazando a sus padres. Aprendiendo los nombres de sus amigos. Jugando con sus hermanos pequeños. Pero quizá ni la acogedora familia ni los entusiasmados amigos de Bec sean lo que parecen. Porque mientras comienza a sumergirse en la personalidad de la auténtica Rebecca Winter, la impostora descubre que quien la hizo desaparecer aún anda suelto. Y ella puede estar en peligro inminente.


Opinión 

La novela alterna capítulos del pasado de Bec (año 2003) con los momentos presentes de la joven que usurpa su identidad (año 2014). De esta manera, el lector, al igual que la impostora, va conociendo a los diferentes personajes que conocían a Bec antes de su desaparición, y algunos ya de por si nos empiezan a causar desconfianza por cómo reaccionan o comportan. La cuestión es que su "vuelta" no pasa en absoluto desapercibida, porque... ¿qué pasó realmente con Bec? ¿y si realmente fue asesinada y el culpable sabe que todo es una farsa?  ¿y si su asesino está mas cerca de la impostora de lo que ella cree?

"Se acordó de cuando sus padres habían puesto ese mismo tipo de carteles para buscar a Molly, su gata. Hacía solo una semana que los habían colocado cuando se presentaron en casa con una sorpresa: un gatito muy pequeño, blanco y negro. Hector. A ella (Rebecca) le dio pena ver lo fácilmente reemplazable que les pareció Molly. Como si pensasen que no notaría la diferencia. Había que ser tontos, pensó mientras esperaba sentada en la parada del autobús. En realidad, desaparecer es imposible. Siempre existías en alguna parte."

No niego que estamos ante una trama interesante: chica que se parece físicamente a una desaparecida, toma su identidad. ¿Pero quién es? ¿Por qué ha decidido hacerlo? No va a ser fácil lidiar con su nueva situación de "comodidad": los investigadores quieren saber dónde ha estado todo ese tiempo -once años desde su desaparición-; su círculo de amigos también tiene muchas preguntas... y la farsante ha de ser fría y rápida a la hora de responder todas esas cuestiones, procurando no meter la pata y delatarse. Ya que por muy inteligente que se crea a la hora de manejar la situación, el pasado de Rebecca Winter es terreno peligroso para ella, y la excusa de "estar confundida" no le servirá eternamente.

"Por lo general, cuando la gente se deja engañar tan fácilmente, no puedo evitar considerarlos débiles. Incluso estúpidos."
Pero es que ella no sabe nada de Bec y además para cualquiera es prácticamente imposible hablar sobre temas de alguien que no conoce y que no ha vivido. Sin olvidarnos del inspector de policía que la acribilla a preguntas y está encima suya cada dos por tres en busca de la verdad, que si bien al principio vemos como un pesado, pronto entendemos que "el caso Bec" se lo tomó como algo personal frustrándose por no haberlo resuelto años atrás y deseando hacerlo por todo lo que implicó en él, profesionalmente hablando.

Hay espacio para la trama romanticona, tanto para Bec como para la farsante, y realmente me ha gustado más la de la primera. Somos testigos, en los capítulos de Bec (la del pasado), del amor adolescente: infantil, inocente y platónico. Sientes simpatía por ella y te enternece por su comportamiento con Luke, pues todos hemos estado en su piel. Realmente los pasajes que comparte con él me has gustado mucho, sobre todo cuando se quedan a solas en su cuarto y cuando ella acaba en el suyo. Eso marcará un antes y después en ella. La relativa a la farsante me pareció algo sucio por aprovechar, una vez más, algo que no le pertenecía y hacer daño a un tercero que vivía en una mentira.

Y conforme la farsante se va adaptando y cree haber conseguido su propósito de quedarse con una vida que no le pertenece y disfrutar lo que ésta le ofrece, somos testigos de como la autora encauza la trama de la novela al irrumpir "el mal" en los flashbacks que narran el último mes de la ejemplar y querida por todos, Rebecca Winter, antes de su repentina y misteriosa desaparición.

"De pronto le entraron ganas de preguntarle cómo era volverse loco. Si una parte de ti sabía lo que estaba pasando o si no te enterabas hasta que de pronto te encontrabas sedado, en pijama, en algún psiquiátrico de quién sabía dónde. Pero seguro que, si te preocupabas por el tema, es que no te estaba pasando, ¿verdad? Los ojos castaños claros de Max seguían clavados en ella. Por un instante, le dio la sensación de que podía detectar en ellos la locura, un destello bajo la superficie.
-Llevo muchos años viviendo al lado de tu familia, ¿sabes? - Los ojos de Max no se desviaron de los de Bec ni por un segundo. Como si ni siquiera pestañease.
-Sí, ya lo sé.
-No eres tú sola. Yo también los veo.
Bec empezó a sudar profusamente. Cada poro de su piel en la espalda expulsaba sudor. El cuerpo entero se le volvió pegajoso, húmedo. Él podía ver su locura."

Algo maligno empieza a acechar a Rebecca. Su vida empieza a cambiar del tono rosa a un misterioso gris hasta desembocar en un espeluznante agujero negro. Y tú como lector, necesitas saber qué le ocurrió, quieres respuestas, y confías en que la farsante pueda hallarlas o se revelen de una manera u otra en la novela.

Pero el pasado todavía sigue ahí, la suma de circunstancias y aspectos desconocidos de los personajes continúan estando ocultos, ofreciendo pistas falsas, invitándonos a pensar lo que no es y anticipándonos la sorpresa. Y también la farsante entra en ese "agujero negro" al que se le había invitado, topándose, al igual que el lector, con una resolución macabra, violenta y sobre todo... inesperada.



Realmente me hubiera gustado que la autora no se apresurara tanto en concluir la novela justo cuando está en su parte más interesante. Ha corrido tanto que el lector duda de lo que cree saber y le toca releer para hacer encajar o retorcer lo revelado en el desenlace con las pistas que había recogido anteriormente. Y hubiera preferido, más bien por asegurarme de que no se quedan cabos sueltos, que ella hubiera dado la explicación pertinente durante el punto álgido.

He echado en falta que no se profundizara sobre la chica que se hace pasar por Rebecca. Me hubiera gustado que se ahondara más en su vida pasada y en lo que la lleva a acabar allí. Se cuenta casi de pasada y de manera anecdótica, y realmente había trozos de la vida de Bec que a mi juicio eran prescindibles y que podrían haber sido aprovechados para hablar de ella, ya que alargaban demasiado el misterio y tampoco es que aportaban algo al mismo.

Su narración, si bien es más madura o juvenil dependiendo del pasaje, no ofrece dificultad alguna al lector, es sencilla y directa; por lo que propicia que el libro se lea bastante rápido y que el misterio que permanece presente durante toda la historia te mantenga pegado a sus páginas.

Hija única es una novela psicológica con los mejores componentes de un thriller. Detrás de Rebecca hay sueños rotos, violencia, desesperación, sumergiéndote en una historia donde la tensión va in crescendo hasta culminar en un desenlace que te dejará boquiabierto, desencajando tu aparente seguridad de creer erróneamente como podría acabar y haciéndote despertar de tu torpeza al no haber identificado esas señales cruciales que pasaron ante ti desapercibidas.


Calificación


1 comentario:

  1. hola Dumain! que buena lectura nos trajiste hoy, tiene varios ingrdientes que muy interesantes, venimos de la mano de las chicas del blog inquilinas... y te compartiremos, saludosbuhos.

    ResponderEliminar