miércoles, 2 de enero de 2019

Sorteos en los que participo 1

Sorteos en los que participo: 



El Blog Libros que hay que leer sortea
1 ejemplar en papel de Mi vecino, su robot y yo, de Israel Campos.
Para más info y consultar bases, cliquead aqui.


martes, 1 de enero de 2019

¡Feliz Año!


"Adquirir el hábito de la lectura y rodearnos de buenos libros 
es construirnos un refugio moral que nos protege 
de casi todas las miserias de la vida." 
W. Somerset Maugham


lunes, 31 de diciembre de 2018

Mejores Lecturas del 2018


Se nos acaba el año, y al hacer balance de numerosos aspectos, no podía dejar a un lado mis mejores lecturas. He decidido no incluir en el listado aquellos que he releído, que son bastantes, solo los libros que he descubierto por primera vez en este 2018.

Salvo "Llámame por tu nombre", el resto no siguen un orden cronológico ni obedecen a mayor preferencia según aparecen colocados. Estoy orgulloso de haberme asomado a clásicos, y sobre todo de haberme superado en cantidad de ejemplares devorados respecto al año anterior. Y no, no voy a decir cifras porque ni me gusta hacerlo ni pienso alardear (ni compararme con nadie) como si me creyera más culto por ello.

Aprovecho también para pedir disculpas por estar algo "ausente" en el blog desde verano para acá, realmente reseño y estoy más activo en mi cuenta bookstagram, aunque bien es cierto que el trabajo me quita mucho tiempo.



Llamame por tu nombre, de André Aciman.

El mejor libro que he leído en 2018 (y en mucho tiempo).

André Aciman logra recrear ese famoso Locus Amoenus que tanto escuché en clase de literatura y que identifiqué magistralmente recreado en esos bellos paisajes de la Italia estival, escenario cómplice de una historia de amor que te atrapa, donde no hay malos ni buenos, ni culpables ni víctimas, solo juega con ella el azar y el tiempo.

Con una retórica impregnada a su vez de una exorbitante sexualidad y de una tierna sensualidad, que por momentos deja que algunas frases te marquen, te hagan reflexionar e incluso sientas reflejadas como parte de ti, que reconoces en pasajes y palabras.

Un despertar en todos los sentidos, un deseo pasional que pide realizarse venciendo al miedo y al olvido, ya que la experiencia ahí queda, ahí permanece, en un recuerdo al que regresar y del que no arrepentirte.

Ya no es la historia en sí, es la pluma de Aciman en el despertar de Elio. A veces te asustan sus reflexiones, otras en cambio se asoman frases (y bastantes, me gasté casi todos los pos-its de tres colores diferentes) que te conmueven, que no se reduce al morbo sexual que puede provocar a priori, como es la idealización de Oliver, la inseguridad, el juego de la seducción con cal y arena, el miedo y el ansia de exteriorizar esos sentimientos que tanto tiempo en su interior le hacen casi delirar...

Veo tantos mensajes, tantas imágenes, de libros de otras épocas pero con protagonistas no heterosexual es, que ya era hora de verlo plasmado en papel.

Oliver y Elio, ya formáis parte de mi, parte de mis pensamientos, vivos en mis sentimientos. Conoceros fue entregaros a cambio un trozo de mi alma, pero realmente quien ganó más fui yo leyendo vuestras páginas y reavivando esa esperanza donde uno se siente dichoso por creer en el amor, y que este te toque y te eleve en todas sus vertientes, pase lo que pase.





Origen, de Dawn Brown. 

Uno de mis autores preferidos, aunque para muchos sea pésimo . Puedo entender que se critique la estructura de sus novelas, la saga Langdon tiene un patrón muy parecido pero eso no significa que sea mala. De hecho los libros de este autor me enseñan mucho, aprendo datos interesantes de ciencia, arte, tecnología, y es increíble el compilado de información que tiene y la manera en que te lo maneja es muy sencilla. El gran talento es tocar temas muy controversiales y de alguna forma encontrar una visión conciliadora entre las opiniones más extremas que puede haber al respecto.

Y aqui, se aborda el origen de la vida, ¿qué puede haber más controversial que eso? En el inicio del libro nos anuncia que todos los datos que maneja, ya sean tecnológicos y científicos, entre otros, son verídicos.

Esta novela en sí no me parece la mejor de la saga, vi muchas conveniencias y casualidades pero lo que la convierte en valiosa es justo por la conclusión a la que llega: bastante impactante y que te deja en shock. Demasiada información para procesar en un rato. Amé demasiado el clima de la historia, la conclusión del origen de la vida y de hacia donde estamos evolucionando.




Jane Eyre, de Charlote Brontë.

Lo leí a raíz de escuchar que era como Orgullo y Prejuicio oscuro. Y eso fue todo lo que necesité aventurarme con él. No me encanta tanto la tragedia ni que el protagonista sufra, pero creo que la autora hace un gran trabajo dejando muy claro cual es su idea de la vida, qué es equilibro, qué es justicia, como debe ser un hombre bien, como debe ser una mujer bien... es un gran trabajo plasmando su idiosincrasia.

Me encantó ver eso, leer qué virtudes Charlotte consideraba más elevadas, qué vicios eran imperdonables, y como éstos tenías consecuencias en la vida...




Una habitación propia, de Virginia Woolf.

Nunca viene mal aprender de feminismo o iniciarse en él, este libro me abrió los ojos a muchas cosas y me hizo tener mejores argumentos para las ideas que ya traía pero que no estaban bien cimentadas en mi cabeza.

Es un ensayo basado en una conferencia que dio Virginia Woolf en donde hablaba de la mujer en la novela. Obviamente hablar de ella en cualquier cosa no puede remitirse solo a ese espacio ya que la violencia y la discriminación de género afecta a todo y la autora se extiende aspectos de la vida publica y como la mujer ha ido haciéndose un hueco ahi pero todavía le falta mucho espacio para poder expresarse.

Una de las partes con el tiempo espera que las mujeres creen otros estilos, formatos y géneros en la literatura porque hasta ahora han creado desde dentro de un patriarcado y no "libre". Una idea demasiado emocionante.
Y es que la participación de la mujer va a lograr cambios muy profundos.




Emma, de Jane Austen.

La reina indiscutible del romance, no tengo palabras para agradecerle su aporte a la literatura universal.

Emma es una joven muy bella, muy bien educada y con mucho dinero que no se preocupa por conseguir un marido porque ella es feliz y no necesita que la mantengan. Aquí vemos como las mujeres no tenían otra opción para seguir adelante y sobrevivir más que casarse y tener un buen matrimonio. Emma al ser acaudalada no le afecta esto, asi que se pasa la vida pensando demasiado bien de si misma y metiendose en la vida de los demás, sobre todo en la vida amorosa de éstos.

Me identifiqué con ella, particularmente en el hecho de que justamente ella piensa bien de si misma, se equivoca pero no es pretenciosa ni es insoportable, solo que a veces es algo ilusa.
La novela es entretenida, tiene diferentes romances que funcionan de forma similar, ocurren cosas que no te esperas y hay uno en particular que es hermoso. Su final me da toda la vida que necesito para seguir existiendo.




A todos los chicos de los que me enamoré, de Jenny Han.

Este tipo de novelas no es de mis favoritas, si bien es entretenido leerlas y las disfruto; la verdad es que no entran en mi top pero Jenny Han hizo algo muy distinto con el género del romance juvenil. Si bien puede estar llenar de clichés, la autora se compromete con su idea y la lleva hasta el final sin perder su esencia.

Una lectura super fresca y rápida, y que me gustó mucho por la relación familiar que hay en la de Lara Jean: todas las tradiciones, las festividades... Amé cómo ella lleva su vida personal, sus cartas, sus diarios, las cosas importantes que tiene guardadas en su habitación.

Este libro te transporta tanto, es la mejor definición de lo que es la sensación de un hogar, la calidez de una casa. Conforme lees el libro te pones en su piel, tienes esa sensación de estar agusto, de estar arropado de gente que te quiere, vivir con ella esas experiencias que tiene, que son muy de adolescente, pero da igual porque te transporta a esos momentos. Me gustó mucho la ambientación y como están construidos los personajes.

Aplaudo mucho el trabajo que hizo la autora con la protagonista: Lara Jean es un poco introvertida, disfruta de actividades que implicar ser popular e ir continuamente de fiesta, y eso no la hace menos interesante frente a la típica misteriosa, interesante, que todos aman y que el protagonista cae rendido a sus pies. Odio ese estereotipo, no hay una transformación de personalidad. Esta chica consigue como un amor de cuento de hadas pero siendo ella misma: no hay condiciones ni tiene que ser de cierta forma extraña para que alguien te quiera como eres y puedas tener una relación sana y bella.

Dejando a un lado caer rendidos a los encantos de Peter Kavinsky, tendremos un romance tierno, con dramas adolescentes, pero de una forma saludable: sin amores tóxicos ni un tipo abusivo. Para un publico joven siempre viene bien este contenido y como muestra una relación buena, donde has de ser tu mismo siempre. Aprecio mucho lo que hizo Jenny Han, y a mi ya que soy un adulto, me recordó mucho a mi adolescencia de una manera especial.

La película creo que pierde un poco, pero este libro me gustó mucho, y tengo ganas de seguir con los otros dos para ver cómo termina la trilogía, pero ya será el año que viene.




martes, 25 de diciembre de 2018

¡Feliz Navidad!

¡Feliz Navidad!


Hoy es Navidad. 
Quería desear a todos quienes habéis estado conmigo este año
que paséis estos días de celebración inmersos en el amor de vuestras familias.  
Me gustaría que 2019 os traiga toda la alegría, el amor, la serenidad y la luz.  


lunes, 24 de diciembre de 2018

Reseña La alargada sombra del amor de Mathias Malzieu

Información 

Titulo: La alargada Sombra del Amor
Título original: Maintenant qu'il fait tout le temps nuit sur toi.
Autor: Mathias Malzieu
Editorial: Reserveir Narrativa
Género: Romántico.
Cubierta: Rústica con solapas
ISBN:  9788439723059
Páginas: 151


Sinopsis

Mathias, un joven treintañero, acaba de perder a su madre, mientras espera en el parking del hospital a su padre y su hermana, ocurre un hecho insólito: un gigante se le aparece y le anuncia: "Soy el gigante Jack, doctor en sombrología. Trato a las personas que sufren una pérdida administrándoles un trozo de mi sombra. Con la sombra se puede batir el dolor y la muerte". Mathias deberá aprender a utilizar la sombra protectora.¿Será capaz de vencer el dolor? ¿Evitará caer en el abismo? ¿Somos nosotros mismos capaces de asumir la perdidad de un amor, un familiar o un amigo? Si no es el caso, el gigante Jack -un viejo conocido de los lectores- tiene una fórmula perfecta para todos.


Opinión 

Tal y como recoge la sinopsis, Mathias se siente solo y deprimido tras de la muerte de su madre. No es capaz de aceptarla y aún menos de superarla. Mientras espera a su padre y a su hermana en el parking del hospital, saca un pequeño reloj de la bolsa con las pertenencias de su madre. En el reverso se encuentra con un texto: 

Para ayudaros a combatir la muerte: Gigante Jack, barquero de entre mundos, médico de las sombras, especialistas en problemas de vida pese la muerte. Contacto: canturread "Giant Jack is on my back...".

Cuando canturrea la canción, enseguida aparece el Gigante Jack, quien le regala un trozo de su sombra protectora. Desde allí Mathias intentará convivir con su sombra y aceptar la pérdida de su progenitora.


"(...) Guardo el recuerdo de una chica que dormía en mi corazón, se despertaba a cada minuto para accionar los latidos y se dormía de nuevo. Un día no se despertó y mi corazón se secó... Me golpeé el pecho, grité, me lancé contra árboles, y nada".


El libro está narrado en primera persona por Mathias. En la mayoría de los capítulos se dirige a su madre, pero también encontraremos algún fragmento adonde lo hace a los lectores.

Nos cuenta el modo en que vive ciertas situaciones como el entierro de su madre y afrontar que ella no está ya en su día a día, y es que es inevitable sentir lo trágico de ese momento que podría desmoronar la vida de cualquier persona.  Muestra su dolor utilizando un lenguaje muy poético en la mayoría de la historia de ahí que el tono surrealista de la presencia del gigante deje paso por momentos a un tono realista pero narrado de una forma muy emotiva.



"Algunas veces solo necesito esconderme, en otros momentos desaparecer, para que me dejen en paz, y no pensar en nada. Aunque lo mejor sería que me hiciera un traje de pájaro con mi sombra y volar, porque estoy harto de arrastrar la cara bajo tierra, de no ver absolutamente nada, y pienso que, quizá, en el cielo, o justo arriba, te encontraré".


El ritmo de la historia no me terminó de agradar, si bien era rápido también me perdía constantemente ya que no distinguía los cambios de tiempo. Por poner un ejemplo, en las últimas páginas comenta que ya ha pasado un año des de la muerte de su madre, y me quedé bastante confundido ya que creía que solo habían pasado unos dos o tres meses. Tampoco me dejó conforme la incursión del toque fantástico porque hallé bastantes incongruencias, y a decir verdad, el peso de la inesperada parte irreal provoca que mi interés y valoración del libro decaiga hasta tal punto que el cierre no me aportase nada.


Hay poquísimos personajes, destacando obviamente Mathias y el Gigante Jack.

Si he de destacar algo de Mathías, sería su sensibilidad y su debilidad psicológica. En varias ocasiones parece enloquecer por la pérdida de su madre y es que ante la marcha de un ser querido no todos reaccionamos de la misma forma.

Luego tenemos al Gigante Jack, al que pese a ser uno de los personajes principales, no sabría definirlo con exactitud: es bastante complejo pero en el sentido de notarle bipolar, tan pronto lo ves serio y grosero como al momento divertido y amable. Lo que tengo bien claro es que es un ser con buen corazón que ayuda a las personas a combatir el dolor regalando trozos de su sombra.


"Nos hemos despeñado. Igual que unos alpinistas a los que acaban de quitar la pared montañosa, el punto de apoyo al que se aferraban para no perder el pie. Aunque te hayas hecho a la idea que va a suceder lo peor, la caída siempre es un cruel golpetazo".

No es un mal libro sencillamente creo que no está destinado a cualquier persona. Para disfrutarlo has de amar la narración en tono poético (su historia pretende enseñar al lector cómo aceptar y superar la pérdida de un ser querido pero también aborda pinceladas de amor, pero no de uno cualquiera: del amor que siente un hijo por su madre) y saber encontrarle sentido a partes fantasiosas.

En cuanto a la valoración: A pesar de su extensión bastante corta, requiere que al lector le gusten aquellas historias que tienen un tono poético y que expresan demasiadas cosas de modo indirecto. Bien es cierto que dadas las circunstancias de la temática de su trama, el libro puede llegar a pecar de dramático o, al menos, muy pesimista.

"Entierro mi sombra gigante en la fosa de mi corazón, una especie de lavadora con sangre en lugar de agua y piel en lugar de ropa. Tiempo de secado: toda una vida".

"La temperatura de mi corazón ha caído bajo cero. Estás muerta".




Calificación


3/5

lunes, 10 de diciembre de 2018

Sorteos en los que participo 2

Sorteos en los que participo: 



El Blog Érase un libro sortea 1 ejemplar en papel de
La Vida Son Dos Días, Entonces Bésame de Roberto Emanuelli.
Para más info y consultar bases, cliquead aqui.



viernes, 2 de noviembre de 2018

Reseña Una vida de perros de Estefanía Salyers

Información 

Titulo: Una vida de perros
Título original: A Dog's Life.
Autor: Estefanía Salyers
Editorial: Plaza & Janes Editores
Género: Romantica.
Cubierta: Rústica con solapas
ISBN:  9788401021589
Páginas: 368


Sinopsis


Si el amor de tu vida se casa con otra, no te preocupes, tienes tres remedios para superarlo: tu mejor amiga, la Gran Manzana y un perro faldero.

Hay ciudades a las que hay que ir y ciudades a las que tienes que huir. Ciudades que te ayudan a olvidar, y otras que te ayudan a sanar. Ciudades que te recuerdan quién eres, y otras que te descubren quién quieres ser. Lucía hará un viaje de ida y vuelta hacia ella misma en su próximo destino: Nueva York, la ciudad que nunca duerme. La mañana en que recibe la invitación a la boda de Alberto, el amor de su vida, Lucía desea con todas sus fuerzas despertar de esa pesadilla. Pero la boda es real y, queriendo escapar del dolor y las dudas, Lucía cruza el charco y se traslada a casa de su amiga Olga, en Nueva York. Allí hará más amistades, vivirá excitantes romances, sufrirá otras traiciones y volverá a meter la pata en múltiples ocasiones. Pero sobre todo dejará que lo más inesperado suceda. Porque ¿quién le iba a decir que un perro sería el verdadero comienzo de su nueva vida?.


Opinión 

La reseña que traigo hoy es sobre un libro que me ha sorprendido (y para bien) ya que en su momento pensé que sería algo así como una comedia o bien algo chick lit pero en realidad va más allá de eso, ya que si bien encontramos pequeñas dosis de romance y pinceladas de humor, creo que debería apreciarse por esas gotas de drama y el reflejo de humanidad que encierra entre sus páginas.

Podría comenzar hablando de su protagonista, Lucía, y su "don" para hablar y desahogarse con los perros, las zancadillas que le ha hecho la vida (o las consecuencias de sus errores) o el motivo de la depresión que siente, incluso abordar la amistad que hay entre ella y sus dos amigas del alma, "Las Tres Mellizas del Barrio", pero antes me veo realmente en la necesidad de destacar algo primordial que creo que refleja esta novela: tenemos una protagonista indiscutible, que se encamina a algo más profundo y que a la mayoría nos cuesta tanto: los cambios en nuestra vida.

Quien no arriesga no gana, pero abandonar la zona de confort y lanzarnos a la aventura nos da vértigo, es así de claro. No obstante, esa es la esencia de esta historia y naturalmente encierra una valiosa lección.

"El amor nunca puede ser tan cobarde, porque pasa factura. Yo lo estaba pagando.
Pero esa deuda  ya la había saldado, y con intereses emocionales que a nadie le gustaría pagar. Por eso, entonces, era el momento de ser valiente. Ya tocaba."

"Emprendía algo nuevo. No eran unas vacaciones, entonces lo vi. Era un punto y seguido. O incluso podría llegar a convertirse en un punto y aparte. Me iba y, pasara lo que pasase, no iba a regresar siendo la misma. Definitivamente no iba a volver a lo mismo, a esa vida que en el fondo no me llenaba. 

Ahora os hablaré de Lucía. Ya comenté que no se encuentra en su mejor momento personal, sus decisiones, como las de cualquier mortal, no siempre son las más adecuadas e incluso puede indignarte su perspectiva sobre las cosas. Pero lo que está claro es que no es un cliché de la chica perfecta a la que todo le sale redondo, ella se come tanto la cabeza, le da tantas vueltas a todo que llega a ser demasiado dramática y eso, en el fondo, aparte de robarnos más de una carcajada nos hace empatizar con ella y tomarle cariño.




Desde el inicio de sus páginas queda patente la incertidumbre de su destino al viajar a Nueva York, una vía de escape propiciada por la inoportuna (y dolorosa) noticia e invitación de la boda de su ex. Sin embargo la autora se ha encargado de presentárnosla, sabemos que es impulsiva, y todo un imán para meterse en líos, así que el lector adivina que su estancia allí no va a ir un camino de rosas.


"Intenté fusionarme con los neoyorkinos, fingiendo tener prisa por llegar a alguna parte. Me divertía observar a esa amalgama de ciudadanos... Todas esas personas distintas pero con algo en común. Todos miraban al horizonte, que no al frente. Nadie me miró con atención, tampoco sin ella. Era invisible. Todos los éramos".


"Sentí que yo era la aguja en ese pajar. Porque a ratos pensaba que era la única de fuera. Fuera de lugar. La única que era capaz de quedarse embobada viendo un edificio al que ya nadie prestaba atención. La única capaz de maravillarse con el reflejo del sol en la ventana de un rascacielos o con una señora que regaba su única maceta, colgada de la ventana de un loft industrial. (...)
Tenía la suerte de contar con tiempo para disfrutar y vivir eso y mucho más. Se trataba de encajar en un sitio tan particular que me iba a enseñar a olvidar, a escuchar, aprender...
Es lo que hace Nueva York, te enseña a ir, a redirigir tu camino. Es una guía para entender a vida y a uno mismo en otro tono y a otro rimo, con sus altos y sus bajos. Con sus veranos y sus inviernos".


Nueva York se convierte en un escenario que a su vez hace de cómplice de la evolución de Lucía a través de sus calles y escenario, de sus detalles y secretos, arrastrándonos con ella a lugares tan especiales que se enciende enseguida tu deseo de vivir ahí y conocerlos, ponerte en su piel y compartir a la vez que haces tuya esa experiencia.


Si he de destacar algo que he valorado y agradecido en esta novela es que en ningún momento está del todo claro quien va ser el chico por el que Lucía se decante, eso sí, como cabe esperar, su relación no se explota lo suficiente y para más inri sucederá algo que trastocará todo cuando ya te estás preparando para saber adonde conduce su historia.  Aún así, no hay duda de que la autora ha logrado reflejar muy bien esa tensión maravillosa entre ellos y desde luego, su historia me ha fascinado gratamente.




Y llegados a este punto, no podía faltar el protagonismo de los perros en este libro. Está sensacionalmente reflejado como la protagonista se topa con ellos (es muy divertido y anecdótico cómo hacen aparición en momentos clave de la novela) y cómo se relaciona(y desahoga, con confidencias de lo mas cómicas, todo hay que decirlo) convirtiéndolos en un personaje más en la historia (y no un objeto o complemento de relleno en sus andanzas neoyorkinas).


"Os presento a Lucía. Es terapeuta emocional de perros. Una autentica susurradora o una encantadora de perros".


"No me preguntéis cómo, pero siempre solía saber y anticipar el carácter de los animales. También suelo intuir si tienen o no dueño y de qué forma deja este su impronta en su manera de comportarse. Es un sexto sentido que, sin embargo, no me funciona con los hombres. (...) Y no es porque no preste atención a los detalles. Más bien es que me dan los detalles erróneos, porque yo me fijo en todo. En todo menos en lo evidente".


"Mi teoría confirmaba por qué en ciudades grandes, en urbes como Nueva York, tanta gente tiene perro. Para no sentir el vacío y el peso de la inmensa soledad. Para poder cuidar a alguien. Para querer y sentir una lealtad incondicional, que exigimos tan gratuitamente a veces".


Paseadora de perros (porque simplemente sus dueños no pueden), susurradora de estos cuadrúpedos, todo un chiste pero que a través de sus aventuras con estos canes adquirirá pequeños aprendizajes que se convertirán en vitales en su día a día.


"Fuí consciente -y también partícipe- de esa comunidad compuesta no solo por perros, sino también por sus dueños.

Me gustaba observarlos a todos, todavía no los conocía bien, a algunos no los llegaría a conocer, dado el breve periodo de mi estancia. Con otros, sin embargo, iba a establecer un vínculo muy especial. El que une un perro. Porque a un perro, o un gato, como me había dicho el doctor Muller, no lo eliges tú, te elige él a ti para que formes parte de su mundo.

Esa relación, la que se desarrolla con cualquier mascota, es algo que trasciende más allá de lo que podemos comprender. Si vamos a un refugio o a una protectora, ¿por que decidimos adoptar un animal determinado? Todos tienen una mirada llena de pureza, de inocencia, de una bondad infinita que brilla como si te dijeran que te van a querer siempre.
No les elegimos nosotros, nos eligen ellos. También son los que nos salvan, y no al revés".


Sé que, a priori, para algunos, Lucía sea una treintañera alocada que mete la pata y que no sabe qué hacer con su vida. Sin embargo, creo que el mensaje que se saca de sus páginas es que si no te equivocas, no podrás crecer como persona, y que no hay que culpabilizarse por cometer errores, ya que el problema está en no ser lo suficientemente valiente para afrontarlos.

"Esas mujeres me habían contado algo personal, aunque fuera de la manera más frívola que sabían . Ese era el truco, hacer que las cosas más serias de nuestras vidas parecieran las más ligeras.
(...)
Había llegado el momento de permitir que alguien -alguien que no fuera Olga o Clara- me viera de verdad y me conociera. Tenía que salir de mi zona de confort ".


Por último, antes de dejar la conclusión de la novela, he de mencionar una cita sobre un personaje secundario que Lucía conoce en Nueva York, con la que me he sentido muy identificado a raíz de la descripción que nos da sobre ella: su personalidad y su visión del amor en un mundo que evoluciona y va tan deprisa, que te costará adaptarte a él o que te convertirá única en tu especie. Un personaje valiente que ha surgido en terreno hostil y te insta a aceptar cómo eres y no perder la esperanza manteniendo la esencia de ser tú mismo pese a las dificultades que te tienten a dejar de hacerlo:

"Greta creía en el amor de forma tan ingenua que era incompatible con la generación a la que pertenecía. Como si fuera un pingüino o un caballito de mar, había vivido en la ensoñación del amor para toda la vida. De la monogamia y del eterno enamoramiento. Y había despertado en el salvaje océano del poliamor neoyorkino, sin saber nadar o mantenerse a flote."


En definitiva, "Un vida de perros" tiene en sus páginas todo lo necesario para etiquetarse como una lectura amena, desenfadada y entretenida, pero que solo es la apariencia de una valiosa y acertada complejidad que encierra una historia intimista y adulta.

Una verdad personal que a través de las confesiones y desahogos de la protagonista deja de ser una aparente comedia para ser parte de ti al comprobar que ella cuenta una realidad, que exige toma de decisiones, a veces no tan acertadas, de lo implican las tan necesarias relaciones personales y la perspectiva con que las analizas, con humor o seriedad, una vez hechas con esa ansiada (y a veces retardada o temida) madurez que te ayudará a actuar en consecuencia con las que en un futuro se presentan.


Calificación


5/5